Ciudad neoliberal, teoría y realidad - Foro Social Urbano Alternativo y Popular

Recientes

Construyendo ciudades para la vida digna

Translate

Post Top Ad

Responsive Ads Here

Post Top Ad

Responsive Ads Here

18 de marzo de 2014

Ciudad neoliberal, teoría y realidad

                                                                                                                                                Foto diario ADN
Parece claro aceptar que la ciudad de hoy presenta tal complejidad, contiene tantos aspectos a analizar y contradicciones a resolver, como la sociedad misma en la cual se inscribe. Partiendo de esta premisa, cualquier análisis que emprendamos desde una perspectiva social y democrática debería por lo menos intentar conocer lo más certeramente posible, sin apasionamientos, cual es el tipo de ciudad que realmente tenemos en Latinoamérica y en Colombia. ¿Se ajusta enteramente a la visión de ciudad neoliberal descrita por los teóricos, a saber, ciudades con avance desbordado de los mercados, privatización selectiva del suelo, visión de un desarrollismo basado en mega-proyectos y grandes inversiones turísticas que sirvan de atracción a los grandes negocios, respuestas represivas a las exigencias de los sectores excluidos de la ciudad, medios de comunicación alineados con los intereses del poder, espacios públicos restringidos a la mayoría de los ciudadanos, empobrecimiento y homogenización de la cultura, etc..? O por el contrario, son ciudades contradictorias y conflictivas, que muestran por supuesto el imperio del capital, pero igualmente sus conflictos, las luchas de sus habitantes e incluso, algunos triunfos de la resistencia ciudadana ?.

La pregunta a resolver seria entonces, ¿en qué medida nuestras ciudades responden a estas, y otras más, deformaciones de la ciudad neo-liberal. Existen aspectos que han escapado a su acción, o por el contrario, todo resulta repudiable y objeto de rechazo por parte de los sectores democráticos?

De todas maneras, lo que se impone es el estudio juicioso de cada país, cada ciudad y cada caso en particular, superando las teorías universalistas, validas solo como orientación general en una lucha que exige ser concreta, comprensible y comprendida por las bases sociales de la ciudad.

En el texto Hacia la superación de las ciudades neoliberales (1) se sugiere orientarnos por el concepto de “neoliberalismo realmente existente” cuando debamos analizar una transformación urbana propuesta o existente, diferenciándolo del neoliberalismo como teoría política o como ideología. Su estudio concreto nos permitirá conocer con certeza hasta donde una propuesta perjudica a la ciudad y a sus habitantes, su conveniencia o no, y lo más importante, hasta donde y de qué manera puede y debe orientarse la lucha social concreta.

LA RENOVACION URBANA: EL SUEÑO NEOLIBERAL

Desde hace ya más de tres décadas, cuando los centros tradicionales de las grandes ciudades latinoamericanas comenzaron a perder su atractivo como espacio propicio para la inversión inmobiliaria, orientando sus capitales hacia la construcción de nuevas y distantes centralidades, o barrios aislados pero dotados de la seguridad y el lujo que sus moradores exigían, se produjo igualmente la formación de grandes zonas urbanas deterioradas y olvidadas del estado, ocupadas por numerosos contingentes de ciudadanos pauperizados, trabajadores informales y comerciantes al menudeo, pero con ventajas no percibidas en ese momento, tales como excelentes redes de servicios públicos, accesibilidad a los centros administrativos del estado, a los centros educativos y culturales, etc..

Hoy, la lógica del capital ha cambiado. Los más avisados, los mercaderes del neoliberalismo, van cayendo en la cuenta de que aquel crecimiento desmesurado ha ido dejando en la ciudad, con el paso del tiempo, inapreciables bolsones de tierra ocupada por barrios pobres y sectores de ciudad sin el brillo deseado. Tierra urbanizada que vale millones pero que, con la maña adecuada, podría volver a los bolsillos del gran capital. Fue así como se llego, con la asesoría de inconscientes urbanistas nacionales y extranjeros, a los Planes de Ordenamiento Territorial, y dentro de ellos, a los Planes de Renovación Urbana, el sueño hecho realidad de los mercaderes inmobiliarios, autentica “joya de la corona” del más crudo neoliberalismo.

En Colombia, la base legal de lo que será la nueva ciudad se da con la ley 9 de 1989 de Reforma Urbana, y luego con las modificaciones normativas de la ley 388 de 1997. Su revisión somera permite mostrar cómo la preocupación mayor radica en proveer al estado de los instrumentos normativos y legales para hacer de la Renovación Urbana el eje estratégico de lo que debe ser la ciudad del futuro. Una renovación que en modo alguno significa restauración de lo existente, sino al contrario, trasformación radical mediante expropiación, alta densificación, cambio de usos y de usuarios. La ley de ordenamiento territorial en la práctica deja a un lado al morador, y aunque formalmente se acepta la participación de la comunidad original en la discusión de los proyectos, lo que realmente se busca…”no es incorporarlo al proyecto de renovación, sino prioritariamente comprarle el bien…” (2). Esta es la razón por la cual la ley se extiende largamente sobre todos los aspectos posibles de la expropiación, para cerrar todos los resquicios que pudieran dar lugar a una exitosa lucha legal de los moradores originales.

Desde la óptica social, los Planes de Renovación Urbana (P.R.U.) no son más que mecanismos legales y normativos para expropiar a quienes con su trabajo, sudor y lagrimas, alcanzaron por fin un lugar de la ciudad donde vivir y trabajar, donde lograron en las más difíciles condiciones crear un pequeño ámbito de convivencia, un sitio de dignidad mínima para él y su familia. Los P.R.U. marcan los sectores, señalan los más apetecibles, recomiendan persuadir y convencer a los propietarios originales, pero finalmente dejan el camino abierto para la expropiación por vía administrativa, o la demolición y la fuerza para los más renuentes. No hay escapatoria: o se van por las buenas…o de todas maneras “se van”.

Y sus más directos beneficiados? No obstante que en el papel frecuentemente se hace alusión a la convivencia ciudadana, al respeto de los pobladores originales, a la equidad, etc., etc., se sabe, y así lo atestigua la practica histórica de nuestras ciudades, que los directos beneficiarios son las grandes empresas urbanizadoras e inmobiliarias, así como los nuevos usuarios que disfrutaran la nueva ciudad, las clases sociales más pudientes. Claro que excepcionalmente se hacen concesiones: algunas unidades habitacionales, algunos pequeños parques, algunas áreas comerciales, culturales o educacionales, pueden quedar por periodos cortos al alcance de sectores populares. Pero la lógica del capital es inclemente: pronto, mediante una valorización rápida y desbordada, sumada a costosos servicios públicos, a impuestos y cuotas de administración altas y reajustadas año tras año, los pocos habitantes originales deben finalmente rendirse.

MEDELLIN Y LOS PLANES DE RENOVACION URBANA

Los llamados Planes Parciales de Renovación Urbana han sido en Colombia el arma favorita de los gobiernos locales para valorizar el suelo urbano y brindarles a los empresarios inmobiliarios la oportunidad de hacer inmensos negocios a costa de entronizar en la ciudad los desequilibrios sociales más aberrantes.

En Medellín se ha practicado intensamente esta política desde hace décadas. En la comuna de Belén por ejemplo, inmensa y populosa hace 20 o 25 años, en la actualidad se observan elegantes barrios de estratos 4 y 5 (Loma de los Bernal, La Mota, y otros), producto del desalojo de sus moradores originales. Los llamados Planes Parciales de Renovación Urbana cubren hoy toda el área metropolitana y ya se cuenta con 25 Planes aprobados o en proceso de aprobación (3).

De ellos, sin duda, el más emblemático es el Plan de Renovación Urbana de Naranjal y Arrabal (4). Ubicado en una zona céntrica, rodeado de toda la infraestructura y todos los equipamientos de la ciudad, la convirtió en un bien altamente codiciado por los grandes inversionistas inmobiliarios. Desde hace años se había venido afinando todo el engranaje normativo existente, y ya en el 2006 se inicia en firme la renovación mediante Acuerdo Regulatorio del P.O.T., el cual fija en 216.848 Mts.2 el área a renovar, limita a 10% el área dedicada a vivienda y el 90% para comercio, oficinas, equipamiento cultural y recreacional, vías y grandes aéreas de parqueo. De entrada se observa que la vivienda será escasa y selectiva, mientras que la concepción general del proyecto corresponde a la un gran centro de negocios. Se cumple así con un requisito indispensable a los intereses del capital, el cambio de uso del suelo, con el cual se asegura la rentabilidad y la valorización. Una gran constructora ya está vendiendo en planos una parte de los algo más de 1200 apartamentos, a razón de 3 y 4 millones de pesos el M2., con lo cual queda claro que, aunque en el papel se diga que habrá vivienda para…”aquellos poseedores de vivienda agrupados en organizaciones sociales… que voluntariamente accedan a los requisitos de participación “(5) la realidad de la valorización hará que el sector caiga como manzana madura en manos de los más pudientes.

La compra de viviendas del lugar fue realizada, bajo la presión del desalojo, por la E.D.U., Empresa de Desarrollo Urbano de la alcaldía. Pero el avaluó de los predios no lo hizo directamente la E.D.U., como ordena la ley, sino una empresa inmobiliaria evaluadora contratada, con lo cual toda objetividad queda en entredicho y puede suponerse, sin lugar a equivocarnos, a quienes favoreció con sus “avaluos” (6).

La E.D.U. aspira a tener todo el sector desalojado sin antes asegurar ni explicar a donde irán sus residentes. Algunos talleres han sido ubicados en el predio El caracol (cerca a la terminal del Norte) casi sin ninguna infraestructura de apoyo, pero el desempleo amenaza a buena parte de sus moradores. Ante la inminente demolición de talleres, algunos estudiantes que han intentado apoyarlos se lamentan… “entre la preocupación, el desasosiego y la angustia se encuentra buena parte de los habitantes del barrio Naranjal” (7).

Tal es la contradictoria realidad entre lo que se proclama y lo que se hace en la ciudad entregada al capital. Quienes han permitido y defendido tamaña privatización posan de progresistas (las administraciones de Fajardo, Salazar y Gaviria). El P.O.T. actual es obra de ellos y, aunque la ideología neoliberal habla de la conveniente desregularización y desnormatizacion del estado, en este caso las normas y la acción de obsecuentes funcionarios han servido para fortalecer el despojo, en beneficio de los poderosos. Con razón Isabel Rauber ha advertido que, para los momentos que hoy viven las sociedades latinoamericanas, el énfasis neoliberal radica en… “ajustar el ejercicio del poder político a los principios de la economía de mercado” (8).

Por: Héctor Ceballos

CITAS

1.- PDF. Hacia la superación de las ciudades neoliberales. Maria Laura Rey, Roxana Abud, Damian Sanmiguel, Tomas Bontempo.
2.- Universidad Nacional, Facultad de Artes. Transformación Social del Habitat. Renovacion Urbana. Avelino Orlando Díaz Rendón. Bogotá, Colombia, 2011.
3.- Skyscraporcity.com. Medellín. Proyectos de Renovación Urbana. Planes parciales, 2010.
4.- www.edu.gov.com. Plan parcial de Renovación Urbana. Naranjal y Arrabal.
5.- Boletín Urbano digital No. 3. Empresa de desarrollo Urbano, EDU.
6.- www. El Tiempo.com. Febrero 2 de 2010
7.- Eafit.edu.co. Bitácora, Revista digital. EAFIT, Pregrado en Comunicación Social.
8.- Isabel Rauber. Dos pasos adelante, uno atrás. Lógicas de superación de la civilización regida por el capital. Ed. Desde Abajo, Bogotá, 2011.

Etiquetas

\\\ C E D - I N S /// (17) Acción comunitaria (41) Acción humanitaria (10) Acción social (200) Agenda (11) Agua (1) Alianza de Medios Alternativos (16) Análisis - CENSAT Agua viva (42) Antioquia (3) Arte y cultura (6) audio (4) BBVA (1) Bello Antioquia (2) Boaventura de Sousa Santos (1) Catatumbo colombiano (1) Ceta (2) Colombia) (9) COMOSOC (57) Conflicto colombiano (3) Cooperación internacional (110) Corporación Jurídica Libertad (46) Corporación Nueva Gente (9) Cumbre Agraria (1) Derechos humanos (55) Desmilitarización de la vida (4) Desplazamiento forzado (2) Documentos (22) ecología (19) Economía solidaria (1) Emiliano Terán Mantovani (1) Empleo (2) Empresas Publicas de Medellin (1) Energía colombianos (1) Energías Renovables (1) EPM (1) Farc (1) Foro social Urbano Alternativo y Popular (1) Fotografía (1) Girardota Antioquia (1) Guatemala (1) Hidroituango (1) Incidencia política (14) Investigación (218) Israel (1) JUNTA CIVICA EL PINAR (Fuente Clara (9) La Rosa Roja [*] (1) Las comunidades del Nordeste Antioqueño RESISTEN (10) Mesa interbarrial medellin (1) Mesa Interbarrial Medellín (11) Minería (1) MODEP (21) Movimiento Colombiano (23) multimedia (1) Multinacionales (3) Naturaleza (23) neoliberalización (1) Nomadesc (103) Nueva Jerusalem (3) OMAL | Observatorio de Multinacionales en América Latina (218) Onu (1) opinion (1) Opinión (22) Ordenamiento territorial (18) Palestina (2) Paz con Dignidad (111) Penca de Sábila (16) Ponencias (3) Postconflicto colombiano (1) Prensa alternativa (46) proceso paz Colombia (4) Pueblo (30) Red Socialista de Colombia (1) Rios Vivos (1) Robledo - Medellín (9) Rosa Roja [*] (45) Segovia Antioquia (1) Senegal (1) Servicios públicos domiciliarios (4) Socialismo (64) transnacionales (1) Unión Patriótica (1) Valle de Cimitarra (1) Valle del Cauca (1) Venecia las Vegas (1) Video (19) Vivienda (12)

Post Top Ad

Responsive Ads Here