Carta de una habitante que cree que la “desolación de l@s caleñ@s está en alza, según experiencia de vida”. - Foro Social Urbano Alternativo y Popular

Recientes

Construyendo ciudades para la vida digna

Translate

Post Top Ad

Responsive Ads Here

Post Top Ad

Responsive Ads Here

1 de abril de 2014

Carta de una habitante que cree que la “desolación de l@s caleñ@s está en alza, según experiencia de vida”.

Por Ana Erazo

El día de hoy, 1 de abril de 2014, el Diario El País ha publicado una nota informativa. Yo, que me considero una comunicadora alternativa y popular que cree en la contrainformación, y que además de vivo en Cali y conozco en “carne propia” la situación de mi ciudad, no pude evitar escribir estas palabras en respuesta al artículo “Optimismo de los caleños está en alza, según encuesta” (http://www.elpais.com.co/elpais/cali/noticias/optimismo-calenos-esta-alza-segun-encuesta)

Para contextualizar, esta nota (des) informativa se publica teniendo como fuente la encuesta de percepción ciudadana de la Red de Ciudades “Cómo Vamos” cuyos porcentajes, o más bien la lectura amañada de dichos porcentajes, arrojan según El País, “un optimismo sobre el rumbo que toma la ciudad”. Sin más preámbulos, yo considero que:

¿Las cosas van por buen camino?

Según El País, “Cali se encuentra entre las cinco ciudades con mayor positivismo frente al rumbo de la ciudad. El 56 % de los encuestados piensa que las cosas van por buen camino, por encima de ciudades como Bogotá, Ibagué y Cartagena”. De entrada me pregunto sobre estas encuestas, ¿Quiénes son las o los encuestados? Por una extraña razón nunca me han encuestado. Quisiera que algún día me tocara. Aún sí yo tendría otra lectura; si del número de personas que encuestaron, sólo el 56% cree que las cosas van por buen camino, ¿Cuál sería el porcentaje si encuestaran a quienes viven de la avenida Ciudad de Cali para allá? ¿Será que tendría tendencia a aumentar?

Y remata el párrafo diciendo que “‘La reducción en homicidios, la realización de eventos de talla mundial y la inversión del sector privado en proyectos públicos son aspectos positivos de la actual Administración’, dijo Catalina Montoya, directora de la Unidad de Acción Vallecaucana, UAV”.

Y yo me sigo preguntando ¿Qué pensará sobre esta afirmación la comunidad que vive en la ladera y en el Distrito de Aguablanca, entre otros sectores de la ciudad cuyo bolsillo va en vía de empobrecimiento por la falta de empleo? ¿A que costo se da la reducción de homicidios? Según lo puedo ver, al costo de la militarización de la vida. La solución para el gobierno es ver el Distrito de Aguablanca con un sinnúmero de policías armados persiguiendo “bandidos”, al mismo tiempo que las y los niños juegan en las calles de su barrio. Ahora bien, hablar de reducción de homicidios es tan falso como decir que la gente se siente optimista o que cree que va por “buen camino”.

A la segunda afirmación “la realización de eventos de talla mundial y la inversión del sector privado en proyectos públicos son aspectos positivos” debo decir que no es más que un discurso patriótico para permitir el libre acceso del mercado como política neoliberal, y por ende, la puesta en venta de la ciudad y la privatización de la gestión pública, ahora en manos del sector privado, cuyo resultado será la dictadura de la burguesía caleña.

En concreto, las cosas van por buen camino para el modelo neoliberal y su proyecto de ciudad objeto de venta al mejor postor-inversor extranjero, y la seudoprivatización de lo público. Pero las cosas no van por buen camino para una ciudad que recibe el impacto del modelo neoliberal basado en la pauperización, el hábitat precario y el no goce de la experiencia urbana social, política, económica y cultural.

¿Mejoró la economía de los hogares?

Y continúa la comparación, “De las 11 ciudades en las que se aplicó la encuesta, Cali ocupa el tercer lugar con la percepción más alta (41 %) respecto a la mejoría de la economía de los hogares”. ¿Por qué no mejor leer sin comparar con otras ciudades, y decir que la percepción de las y los ciudadanos se va rajando? Y aquí viene el embarazoso tema del empleo – desempleo.

Continuando con las características del desarrollo del modelo neoliberal, quizás la más importante es el impacto que causa la globalización sobre el empleo, donde la tercerización laboral, la eliminación de fábricas como Michelin, entre otras, arroja una ciudad con miles de jóvenes y adultos sin empleo, con situación precaria laboral, subempleo o empleo informal e ilegal. Y aun viendo la precariedad laboral en la que nos subsumimos en la ciudad, se atreven a dar cifras afirmando que baja de desempleo. ¿Será que ya están contando las personas que laboran en los semáforos haciendo malabares, vendiendo minutos o periódicos? Con todo el respeto que merece una persona que labora en los semáforos, quienes no hallan otra forma para la sobrevivencia del día a día.

Por último, Julio César Alonso, director del Centro de Investigación en Economía y Finanzas de la Universidad Icesi, explica que “la economía local, al igual que la colombiana, está creciendo a un ritmo acelerado y hay más oportunidades de negocio, pero no hay que bajar la guardia en la generación de más empleo”.

Y he aquí la respuesta del mejoramiento de la economía de los hogares. A falta de empleo, familias pobres más empobrecidas y en la rebúsqueda diaria, y clases medias en descenso que ahora sobreviven. La economía crece a un ritmo acelerado y con más oportunidades de negocio, pero sólo para unos pocos.

Sobre alta cobertura en servicios públicos

Según El País, “Cali es la segunda ciudad de las 11 encuestadas con la mayor cobertura en servicios públicos esenciales (energía, aseo y recolección de basuras, acueducto, alcantarillado, gas domiciliario y telefonía fija), con el 95 %, por encima de ciudades como Bogotá y Medellín”.

Sobre este tema solo me resta expresar que el regreso de la empresa al municipio fue una buena decisión, y que hay mucho camino que recorrer para una verdadera recuperación, pero aunque la comunidad tenga agua, no tiene plata con que pagar los altos recibos por servicios públicos que llega a sus hogares.

Demoras en la movilidad

Este es un tema neurálgico en la ciudad. Según la encuesta se arrojan resultados como: el 45% cree que se demora más en su traslado, la satisfacción frente al uso del MIO fue de 25%, y por último, la satisfacción del estado de las vías fue de 33%.

Yo creería, con base en la experiencia del paro del pasado 19 de marzo, que esos porcentajes tenderían a aumentar, rajando por completo un sistema integrado de transporte ineficiente, ineficaz, y que para colmo de males pretende monopolizar la movilidad de la ciudad, arrojando más desempleo.

Y para ello continuo expresando que el MIO no puede ser la única forma de desplazamiento en la ciudad; el transporte debe ser público, eficiente y con tarifas justas para sus usuarias y usuarios.

Más seguridad, movilidad, hábitat y vivienda digna, servicios públicos, salud y educación gratuita. Todo un reto para un nuevo gobierno.

Según El País, “Solo el 34% de los caleños se siente seguro, un indicador bajo respecto a lo que sucede en ciudades como Medellín” Y Adriana Núñez describe que “en esta encuesta tenemos un indicador positivo y es que el 51 % de los encuestados se siente seguro en su barrio, eso quiere decir que las estrategias de intervención focalizada y el plan desarme en algunos sectores están funcionando, aunque como ciudadanos siempre debemos pedir más”.

¿Será que creer que el 51% de los encuestados se sienten seguros en sus propios barrios es un indicador positivo? Que el 49% salga de su barrio creyendo que los van a robar y decir que es positivo, es tan falso como decir que las cosas van por buen camino. Por otro lado, creer que el plan desarme o la militarización de la vida está funcionando, es igual a considerar que actualmente el MIO reduce los tiempos de movilidad urbana. Es decir, es falsa dicha consideración y por ende es falso el positivismo que pregona El País. Y si, es un reto, porque la crisis social que hoy vive Cali no se salda con más militarización, esos serían los mismos paños de agua tibia que siempre nos ha dado este gobierno asistencialista, pero que no salda el problema estructural del país.

En este sentido se atraviesa el tema de la paz y democracia en las ciudades, donde quienes vivimos el conflicto social y armado en las urbes consideramos que no habrá paz sin vivienda digna, sin salud, sin educación, sin empleo, sin el derecho a la participación en la toma de decisiones político urbanas, en fin sin el derecho a la ciudad.

Es por ello que planteo, que es un reto la seguridad, movilidad, hábitat y vivienda digna, servicios públicos, salud y educación gratuita, para quienes venimos pensando una Alcaldía o un ejercicio de gobierno alternativo al que tenemos hoy y que hemos tenido siempre. Nuestros mandatarios no supieron gobernar para toda la comunidad caleña y en cambio sí para el sector privado y financiero de la ciudad y esto se expresa en una ciudad cuya crisis urbana evidencia familias sin hogar viviendo en alrededor de 110 asentamientos informales, un sistema ineficaz de movilidad, los más altos índices de violencia con fronteras invisibles en los barrios y comunas, caleñas y caleños sin salud o con salud precaria, jóvenes y niños sin acceso a educación de calidad y en búsqueda de una cultura que les permita el libre goce de la vida urbana.

Desde mi experiencia de vida “la desolación de l@s caleñ@s está en alza” y es por ello que exijo cambio de gobierno y la construcción de poder popular, para forjar desde abajo una ciudad para la vida digna.

Por último, Aprovecho este espacio para convocar al Foro Social Urbano Alternativo y Popular que se realizará en Medellín del 6 al 9 de abril de 2014 como un escenario en el que nos encontraremos diversas organizaciones sociales y políticas del país para discutir sobre el estado actual de nuestras ciudades y debatir sobre cómo las queremos. Será un escenario que ponga los cimientos de un gran movimiento social urbano popular que apunte a la construcción de ciudades con vida digna. Por el derecho a la ciudad, construyamos poder popular.

Etiquetas

\\\ C E D - I N S /// (18) A.M.A (11) Acción comunitaria (44) Acción humanitaria (10) Acción social (220) Agenda (11) Agua (1) Alianza de Medios Alternativos (16) Análisis - CENSAT Agua viva (49) Antioquia (3) Arte y cultura (6) audio (4) BBVA (1) Bello Antioquia (2) Boaventura de Sousa Santos (1) Catatumbo colombiano (1) Ceta (2) Colombia) (9) COMOSOC (58) Conflicto colombiano (3) Cooperación internacional (110) Corporación Jurídica Libertad (48) Corporación Nueva Gente (9) Cumbre Agraria (1) Derechos humanos (57) Desmilitarización de la vida (4) Desplazamiento forzado (2) Documentos (22) ecología (24) Economía solidaria (1) Emiliano Terán Mantovani (1) Empleo (2) Empresas Publicas de Medellin (1) Energía colombianos (1) Energías Renovables (1) EPM (1) Farc (1) Foro social Urbano Alternativo y Popular (1) Fotografía (1) Girardota Antioquia (1) Guatemala (1) Hidroituango (1) Incidencia política (14) Investigación (261) Israel (1) JUNTA CIVICA EL PINAR (Fuente Clara (9) La Rosa Roja [*] (1) Las comunidades del Nordeste Antioqueño RESISTEN (10) Mesa interbarrial medellin (1) Mesa Interbarrial Medellín (14) Minería (1) MODEP (21) Movimiento Colombiano (23) multimedia (1) Multinacionales (3) Naturaleza (23) neoliberalización (1) Nomadesc (115) Nueva Jerusalem (3) OMAL | Observatorio de Multinacionales en América Latina (261) Onu (1) opinion (1) Opinión (22) Ordenamiento territorial (18) Palestina (2) Paz con Dignidad (111) Penca de Sábila (21) Ponencias (3) Postconflicto colombiano (1) Prensa alternativa (59) proceso paz Colombia (4) Pueblo (32) Red Socialista de Colombia (1) Rios Vivos (1) Robledo - Medellín (9) Rosa Roja [*] (48) Segovia Antioquia (1) Senegal (1) Servicios públicos domiciliarios (4) Socialismo (68) transnacionales (1) Unión Patriótica (1) Valle de Cimitarra (1) Valle del Cauca (1) Venecia las Vegas (1) Video (19) Vivienda (12)

Post Top Ad

Responsive Ads Here