Comunicado del Congreso de los Pueblos, 
participante del foro social urbano altarnativo y popular

Con indignación,denunciamos que nuestro compañero FELICIANO VALENCIA ha sido detenido por parte del Estado colombiano, el pasado martes 15 de septiembre en el departamento del Cauca, suroccidente colombiano. La captura de Feliciano ratifica la doble agenda del gobierno Santos: por un lado se habla de paz, y por otro agrede a las organizaciones y líderes populares.

El Congreso de los Pueblos, es un movimiento social y político construido por una gran diversidad de procesos que decidimos unirnos para transformar el país. La antesala del CDP fue la MINGA DE RESISTENCIA SOCIAL Y COMUNITARIA, proceso que nos permitió reconocer y potenciar las luchas rurales y populares cargadas de diversidad étnica, sabiduría, espiritualidad y poder popular. Este proceso tuvo un impulso fundamental por parte de las comunidades indígenas del Cauca, quienes le apostaron a construir unidad; allí el papel de FELICIANO VALENCIA ha sido fundamental.

Feliciano ha caminado la palabra en la Minga y el Congreso de los Pueblos durante años. Ha sido una de nuestras vocerías, destacado por su papel articulador y su gran capacidad de generar consensos en pro de unificar las luchas populares. Así mismo, el compañero Feliciano viene liderando los procesos de liberación de la madre tierra en el suroccidente colombiano, que confronta directamente a los terratenientes que han despojado de las tierras a nuestro pueblo.

También denunciamos la estigmatización mediática en contra de las formas organizativas de las comunidades indígenas, que pretenden legitimar las opresiones estatales y de los poderes económicos en contra de ellos y ellas. Una muestra clara fue la emisión del programa Séptimo Día, los días 26 de julio y 2 de agosto por canal Caracol; monopolio transnacional que pretendió manipular ideológicamente la visión general del país sobre las comunidades indígenas para mostrar sus tradiciones como "salvajes".

Le exigimos al gobierno coherencia en su discurso y se brinden las garantías a la participación política y a la movilización. Los falsos positivos judiciales que se han venido cometiendo en contra las Organizaciones parte de la Cumbre Agraria, campesina, étnica y popular: Marcha Patriótica, Congreso de los Pueblos, la ONIC, así como las amenazas y seguimientos a miembros y a movimientos sociales, hacen parte de la estrategia estatal de golpear y debilitar los movimientos sociales y populares en el contexto de las negociaciones de paz.

Este no es el camino hacia la paz, presidente. Se hace urgente entablar un Gran Diálogo Nacional para hablar de la solución al conflicto social y político del país y negociarlo con el movimiento social y popular. Los acuerdos de paz con las insurgencias no van a servir si el blanco de los ataques por parte del Estado vamos a seguir siendo las personas que día a día luchamos por la paz.