Colombia: ¿Qué Futuro nos Espera? - Foro Social Urbano Alternativo y Popular

Recientes

Construyendo ciudades para la vida digna

Translate

Post Top Ad

Responsive Ads Here

Post Top Ad

Responsive Ads Here

30 de mayo de 2017

Colombia: ¿Qué Futuro nos Espera?

Realizado por Rosa Roja [*] en: http://ift.tt/2sbHeJd

Por: Alejandro Hernan Quintero

 …todos hemos asistido sorprendidos e incluso temerosos, a un derrumbamiento de la ética, a un derrumbamiento de la moral en Colombia. Si acaso nosotros podemos decir que nuestro país vive una crisis, una crisis aguda, una crisis grave; ante todo esa crisis se manifiesta en lo que podemos denominar una anomia, una falta de normas o falta de atención a la norma, falta de atención a la norma moral y falta de convicción en la capacidad que tenga la norma jurídica, para regular de una manera correcta la vida interpersonal, lo que se ha traducido en un verdadero comportamiento anárquico. Eso es la anomia, la falta de normas; y cuando las personas que constituyen una comunidad no se atienen a una norma bien sea moral o jurídica, entonces el comportamiento aparece un comportamiento arbitrario, desordenado, muy parecido al que nosotros estamos viviendo”

Carlos Gaviria Díaz[1]

Bien se ha dicho que los niños y los jóvenes son el futuro de un país. Hoy como ciudadano del común me permito hacer algunas reflexiones de una situación problemática -desde mi perspectiva- para el futuro que nos espera y es la crisis actual de la juventud. La crisis social, educativa, económica y política que somete desde diferentes ángulos a nuestros jóvenes a un fenómeno de estrés individual y colectivo, la crisis de sus referentes morales y éticos, la tergiversación de valores que los lleva a una crisis frente a sus proyectos de vida y perspectivas de futuro; lo que representa un gran problema social para el presente y el futuro del país.

Para desarrollar esta reflexión quiero detenerme en los siguientes aspectos: la cultura traqueta -como rezago de la influencia del narcotráfico en nuestro departamento y país- , la crisis del modelo educativo y pedagógico; y finalmente, la crisis de los referentes morales y éticos para nuestros jóvenes.

 1. LA CULTURA TRAQUETA COMO REZAGO DE LA INFLUENCIA DEL NARCOTRÁFICO EN NUESTRO PAÍS.

 Se entiende por traqueto en Colombia a la persona que trafica con sustancias ilegales -como cocaína, perico y marihuana, etc.- este nombre suele darse a quienes ostentan con el dinero conseguido de esta actividad ilegal. Donde además, esta actividad es percibida como una forma de ascenso social, un medio para conseguir el bien más preciado en el sistema capitalista que nos domina, el bien supremo: el dinero -del cual se deriva el poder-  y consecuentemente como a más dinero más poder, se permea la forma de vivir de la sociedad y se convierte ese comportamiento en aceptado y deseable por la sociedad, llegando a formar parte de la cultura[1].

Desde esta perspectiva, al convertirse el narcotráfico en un fenómeno social  -en una sociedad donde se endiosa el dinero- los comportamientos, las imágenes, las actitudes, los lenguajes y formas de ser, de él derivados, son copiados y masificados convirtiéndolos en elementos de la vida social, por ello, podemos hablar de cultura traqueta. Sobresalen dentro de sus características la ambición por el dinero, por la ostentación y el derroche, la utilización de la violencia física para resolver los conflictos, la ley del más fuerte, el machismo, el todo se vale, el atajo, la sectarización, la monetarización de todo en la vida –todo es susceptible de compra y venta: el amor, las mujeres, los amigos, la familia, las relaciones interpersonales, etc.- ; de esta forma el “mejor” o el “duro”  es quién más dinero tiene, más derrocha y ostenta. No es raro entonces verlo con su carro de marca -último modelo-  rodeado de lindas chicas, ostentando y derrochando con su poder económico.

Lastimosamente ese patrón hasta ha sido repetido y promocionado por los canales privados de la televisión colombiana con sus famosas novelas sobre Pablo Escobar, El Patrón, Sin tetas no hay paraíso, etc. Estos elementos han hecho que ese estilo de vida cale en la juventud de diferentes formas; no es necesariamente el hecho de querer ser traqueto –en el sentido de traficante de drogas- sino de poseer bastante dinero que posibilite ese tipo de vida: plata, poder, mujeres, lujos, licor. Este tipo de forma de vida ha permeado la juventud, sin importar la clase social; y sino preguntémonos: ¿qué quieren nuestros jóvenes? Y ¿con qué esfuerzo?

 2. CRISIS DEL MODELO EDUCATIVO Y PEDAGÓGICO.

 Hoy podemos decir que el mayor problema del sector de la educación pública oficial en Colombia es el financiero que conlleva a otros problemas locativos, tecnológicos y docentes. En los últimos años en nuestro país y departamento se ha hecho más que evidente la diferencia en el nivel educativo entre colegios públicos y privados. Según un estudio publicado por la revista Dinero sobre el ranking de los colegios en el país para el año 2016 el primer colegio oficial sólo aparece en el puesto 115 y el segundo en el 222, ubicándose la mayoría en los últimos puestos[2].  Esta situación incluso ya está llegando -en algunas carreras- a las universidades públicas y privadas[3]. Y por qué pasa esto?  Hoy por ejemplo, nos encontramos en un paro nacional del  magisterio, más de 310 mil docentes, quienes luchan por la dignificación de su profesión, reclamando al gobierno mayor inversión para la educación pública oficial, la reivindicación de sus derechos laborales y el cumplimiento de sus mejoras salariales. Una situación parecida ocurre con las universidades públicas, en el año 2016 se calculaba su déficit en 1 billón de pesos[4]. ¿Qué se puede esperar entonces? ¿Cómo puede impactar esta crisis financiera la calidad educativa en el sector?

Por el lado del sector privado, el problema no es el financiero. Para las instituciones de preescolar, básica primaria y secundaria se dispone de mejor locación, tecnología y de una planta docente mejor retribuida. Sin embargo, en muchas, encontramos un planteamiento pedagógico clásico, acartonado, poco flexible, donde se llena al estudiante de múltiples actividades en las diferentes áreas produciendo una sobrecarga y saturación académica que lo que hace es desmotivarlo; mientras se busca la uniformidad, poco se estimula la innovación y la creatividad, y aunque muchas de ellas se inscriben en la línea de la búsqueda del pensamiento crítico para sus educandos, dejan muy poco y verdadero espacio para su desarrollo.

Un caso que merece mención especial es la educación religiosa en estas instituciones. A pesar de que la Constitución de 1991 establece a Colombia como un país laico, pluricultural y pruriétnico, en estas instituciones se continúa reglamentariamente con la enseñanza de la religión católica; en general, siendo poco flexibles con los estudiantes de otros credos. Pero ¿Es deseable una educación religiosa para los niños y jóvenes? Para autores como Richard Dawkins, el biólogo evolutivo más reconocido en la actualidad, es insidioso enseñarle a los niños a ser religioso porque desestimula su pensamiento crítico y va en contra del pensamiento científico[5]. Carlos Gaviria Díaz en su ensayo: ¿Se debe enseñar religión en colegios y escuelas? Expresa: …”Obligar a alguien a que acepte como verdades, cosas que su conciencia rechaza o que están contradichas por la razón y la experiencia, es un auténtico crimen contra la naturaleza racional de los humanos[6].

Valga recordar las palabras de Estanislao Zuleta sobre la educación: “La educación es quizá una de las mayores tragedias colombianas: una educación realizada para que los individuos no actúen, para que no sean sujetos de su historia, que es una manera de impedir, de controlar el pensar y el actuar. Una educación para la uniformidad, inhibitoria del pensamiento, el deseo y el saber.

Tal es el caso de la  educación católica que ha primado y sigue primando en nuestra educación, así se denomine de manera distinta y cuya característica es la de ser una educación de la intimidación, en la cual quien no esté de acuerdo o se someta está condenado, es un hereje. Para este tipo de educación resulta incómodo el individuo que introduce la duda, que desarrolla la capacidad de dudar, que se hace y hace preguntas a los otros, lo cual es esencial para que el ser humano se forme, para que pueda existir efectivamente una relación educativa creadora[7].

Pero ¿Qué tiene que ver esto con el tema de los jóvenes que nos atañe? La respuesta la encontramos en la situación conflictiva cuando una sociedad establece sus normas morales y éticas, mayoritariamente,  en la fe o en un credo en particular; y esto nos conecta con el siguiente elemento de análisis.

 3. CRISIS DE LOS REFERENTES MORALES Y ETICOS.

 Empecemos hablando de un tema evidente y reiterativo en nuestro país, el de la corrupción –presente tanto en el sector público como en el privado-. No es sino recordar casos como Odebrecht, Reficar, Saludcoop, Interbolsa, etc. Casos que han representado la pérdida para todos los colombianos de aproximadamente 50 billones de pesos cada año[8]. Casos como el de los dos hijos del expresidente, que han pasado a ser multimillonarios en pocos años, el de AIS Agro Ingreso Seguro, la apropiación ilegal de terrenos baldíos, la yidis política, las zonas francas, la utilización de todo tipo de artimañas y corruptelas en la clase política, etc. Y eso por no mencionar muchos más casos que la opinión pública conoce.

Por otro lado, la corruptela en la rama judicial, donde “la ley es –sólo- para los de ruana”[9], dicho famoso desde hace bastante tiempo en nuestra historia republicana, y que quiere decir, que es a los pobres a quienes se aplica con mayor severidad el peso de la ley  por el hecho de no tener el poder adquisitivo suficiente para conseguir un “buen” abogado (enredador y dilatador) y/o la posibilidad de un soborno económico o por influencia que aminore o abola su pena. Otro tanto pasa con la policía y las fuerzas militares.

Entonces, si estos referentes han fallado y representan para nuestra sociedad, en general, es una gran mentira, decepción y desconfianza. ¿Qué podemos decir de los referentes morales religiosos?

La religión católica se ha desprestigiado en múltiples casos a nivel internacional principalmente por casos de pederastia y corrupción; en nuestro país –además-  han estado involucrados históricamente en participación en política a favor de los sectores pudientes, conservadores y retardatarios, desde el púlpito han estimulado la violencia y estigmatizado sectores de ciudadanos, valga recordar los casos de la Violencia posterior al Bogotazo en 1948[10], la participación reaccionaria del arzobispo Alfonso López Trujillo[11]; la asociación de algunos sacerdotes con paramilitares, como el cura Gonzalo Palacio de Yarumal Antioquia, por el que supuestamente el grupo delictivo asumió su llamativo nombre de los doce apóstoles[12], etc.

De esta forma el referente moral y ético de la fe –basado en la religión católica- para nuestro país también ha tenido un gran decaimiento. El problema entonces se vuelve de mayor complejidad cuando una sociedad ha perdido sus referentes morales y éticos cayendo en la anomia. Y de allí se deriva el llamado a la secularización[13] de la moral: …”la opción que hay que buscar es un fundamento de la ética, un fundamento de la moral, un fundamento del comportamiento individual y del comportamiento social más allá de la creencia. Y cuando hablamos de que  hay que buscar un comportamiento social más allá de la creencia entonces nos estamos refiriendo al fenómeno que estamos viviendo. Estamos hablando de la necesidad de que definitivamente la moral, la necesidad de que definitivamente la ética se secularice[14].

Entonces ¿Qué podemos esperar de nuestros jóvenes? ¿Qué sociedad tendremos en el futuro próximo? ¿Qué alternativas tenemos?

Mientras se siga aceptando y promocionando la cultura traqueta, mientras sigamos con esta crisis educativa nacional, mientras se continúe incentivando desde algunos sectores políticos y religiosos el pensamiento retardatario, dogmático e irracional, mientras no se secularicen las normas morales y éticas en el país -y se cumplan por todos los ciudadanos empezando por los que ostentan los cargos más altos tanto a nivel público como privado- , pocas alternativas tendremos de equilibrar esta sociedad –una de las más inequitativas en América Latina-[15]  y la posibilidad de los jóvenes se verá reducida y continuará siendo atraída hacia formas del -todo se vale- la corrupción, el delito  y la violencia, para la adquisición de dinero o por frustración caerán en el alcoholismo, la drogadicción y múltiples problemas mentales.

¿Eso es lo que como sociedad queremos?


[1] Cuando hablamos de cultura estamos hablando de la forma de ser de una comunidad. Desde la Antropología, a ésta le interesa más que la singularidad de los individuos, la
repetición de los elementos de comportamiento de los hombres y del orden de estos
elementos dentro de Patrones. Estos patrones son lo que denominamos aspectos
básicos de la cultura. http://ift.tt/2rChk4v

[2] http://ift.tt/2sbraYa

[3] http://ift.tt/2s47nZK

[4] http://ift.tt/2sbnRzV

[5] http://ift.tt/2p3nfcT

[6] http://ift.tt/1C2FfYU

[7] http://ift.tt/2rBND3E

[8] http://ift.tt/2sbcR5E

[9] http://ift.tt/2rC2pau

[10] http://ift.tt/2sbnKEJ

[11] http://ift.tt/2rC1h6O

[12] http://ift.tt/2sbnK7H

[13] Entiéndase por secularizar: Hacer desaparecer signos, valores o comportamientos que se consideran propios o identificativos de una confesión religiosa.

[14] Gaviria Díaz, Carlos. Moralidad y Secularización. Documento. file:///C:/Users/Alejo/Downloads/Dialnet-MoralidadYSecularizacion-5568232.pdf

[15] http://ift.tt/2sbkdGk

 

 

 

[1] Gaviria Díaz, Carlos. Moralidad y Secularización. Documento. file:///C:/Users/Alejo/Downloads/Dialnet-MoralidadYSecularizacion-5568232.pdf


Etiquetas

\\\ C E D - I N S /// (18) A.M.A (13) Acción comunitaria (45) Acción humanitaria (10) Acción social (236) Agenda (11) Agua (1) Alianza de Medios Alternativos (16) Análisis - CENSAT Agua viva (55) Antioquia (3) Arte y cultura (6) audio (4) BBVA (1) Bello Antioquia (2) Boaventura de Sousa Santos (1) Catatumbo colombiano (1) Ceta (2) Colombia) (9) COMOSOC (63) Conflicto colombiano (3) Cooperación internacional (110) Corporación Jurídica Libertad (54) Corporación Nueva Gente (9) Cumbre Agraria (1) Derechos humanos (63) Desmilitarización de la vida (4) Desplazamiento forzado (2) Documentos (22) ecología (24) Economía solidaria (1) Emiliano Terán Mantovani (1) Empleo (2) Empresas Publicas de Medellin (1) Energía colombianos (1) Energías Renovables (1) EPM (1) Farc (1) Foro social Urbano Alternativo y Popular (1) Fotografía (1) Girardota Antioquia (1) Guatemala (1) Hidroituango (1) Incidencia política (14) Investigación (281) Israel (1) JUNTA CIVICA EL PINAR (Fuente Clara (9) La Rosa Roja [*] (1) Las comunidades del Nordeste Antioqueño RESISTEN (10) Mesa interbarrial medellin (1) Mesa Interbarrial Medellín (15) Minería (1) MODEP (21) Movimiento Colombiano (23) multimedia (1) Multinacionales (3) Naturaleza (23) neoliberalización (1) Nomadesc (120) Nueva Jerusalem (3) OMAL | Observatorio de Multinacionales en América Latina (281) Onu (1) opinion (1) Opinión (22) Ordenamiento territorial (18) Palestina (2) Paz con Dignidad (111) Penca de Sábila (21) Ponencias (3) Postconflicto colombiano (1) Prensa alternativa (66) proceso paz Colombia (4) Pueblo (37) Red Socialista de Colombia (1) Rios Vivos (1) Robledo - Medellín (9) Rosa Roja [*] (50) Segovia Antioquia (1) Senegal (1) Servicios públicos domiciliarios (4) Socialismo (70) transnacionales (1) Unión Patriótica (1) Valle de Cimitarra (1) Valle del Cauca (1) Venecia las Vegas (1) Video (19) Vivienda (12)

Post Top Ad

Responsive Ads Here