La Educación Anticapitalista

Realizado por Rosa Roja [*] en: http://ift.tt/2wdazXQ

Por: Gilberto Ospina Marroquín y Luis Angel Alvarez Salas

La educación no puede concebirse como una reforma de la conciencia independientemente de lo material. Debe estar vinculada a la transformación de las condiciones reales de vida que constituye la base de cambio de la conciencia   Suchodolski[1]

 

Para abordar el tema de la educación en una sociedad capitalista es necesario tener como premisa que siempre esta ha estado en crisis, desde 1848. Para Marx, esta crisis produjo una respuesta revolucionaria que no dio el resultado que esperaba; con las posteriores crisis hasta el día de hoy se demuestra que el capitalismo tiene una naturaleza anárquica.

Marx no solo inició la elaboración del pensamiento  político, económico, filosófico sino que abordó lo educativo en relación  y articulación con la revolución industrial donde quedó rubricado la expansión del capitalismo a nivel mundial.

En esta sociedad capitalista, cada vez más desigual, la  educación debería tener como fin un proceso de humanización, que parta del reconocimiento de todo ser humano, su libertad, igualdad y dignidad, y las posibilidades reales para su desarrollo. Los avances científico-tecnológicos de la humanidad que en el capitalismo sólo disfrutan un pequeño grupo de seres humanos deshumanizados, han sacrificado  las mayorías sociales, a la que desconocen sus derechos, por lo que el proceso formativo debe llevar a la plena humanización. Para adentrarnos en el pensamiento educativo de Karl Marx  se hará una pequeña reseña de la historia de la educación en la sociedad.

Origen de la educación

La educación, como actividad específica del hombre, como una tarea diferenciada a través de la cual se establece la transmisión de conocimiento de generación en generación, es un aspecto del desarrollo de las fuerzas productivas y de la división del trabajo social. En las fases muy primitivas como tal formaba parte de la vida misma, tenía un carácter espontaneo, directamente asociado a la lucha cotidiana por la subsistencia y la auto preservación, una empresa colectiva y absorbente para el conjunto de la comunidad. Cuando los progresos en el dominio de la naturaleza permitieron el surgimiento de un excedente económico y la progresiva acumulación de riquezas que quedaban al margen del consumo inmediato de la sociedad, el trabajo directo ya no fue una necesidad para todos, por lo que el alejamiento de la producción inmediata fue posible para algunos y el tiempo libre, la condición para el desarrollo intelectual de unos pocos. Entonces el fenómeno educativo fue adoptando lentamente características propias y el educador y el educando tomaron forma en el curso del desenvolvimiento histórico en tomo a la labor distintiva del enseñar y aprender.


Así es como desde un principio de la división social del trabajo, los productos crecientes del trabajo humano se concentraron en forma desigual, tornándose en propiedad privada de los sectores sociales dominantes, así también, a partir de la aparición de los rudimentos de la instrucción formal, ésta fue concebida como privilegio natural de los hijos de las clases propietarias. El trabajo de la mayoría constituía no sólo la base para el no trabajo de una minoría gobernante, y se consideraba en la antigüedad incompatible con las virtudes propias del hombre cultivado. “El aprendizaje es incompatible con la vida del obrero y del artesano” (Aristóteles). De este modo, la educación se estructuró naturalmente, desde sus orígenes, como un fenómeno clasista colocado al servido de los dueños de la riqueza y del poder, recurso para afirmar la cultura y los valores de la clase explotadora gobernante y también para preparar a sus funcionarios y cortesanos. Un propósito que por otra parte fue explícito durante muchos siglos.

La educación en la sociedad capitalista

La revolución burguesa intento imponer la educación igualitaria como transformación política para 
acabar con las relaciones de servidumbre propias del régimen medieval. El capitalismo significó el triunfo de la ciudad sobre el campo   y planteó la emancipación en la educación del carácter clasista y la liberó de la prisión de la religión y la teología para abordar el conocimiento científico- pregonando los derechos ciudadanos frente a la nobleza y el clero-, y reclamando la libertad de comercio y producción y al mismo tiempo exigió la libertad de pensamiento.

La propuesta marxista en educación es antagónica con la tradición capitalista, sin embargo ante la incapacidad de llevar a cabo los principios burgueses por parte de la clase dominante, toma estos principios de universalidad, laicismo, estatismo y gratuidad como parte fundamental  de su proyecto de emancipación del proletariado. 

El marxismo asume el análisis de la educación en el marco de su crítica a la sociedad capitalista  y como uno de los medios para su aniquilación.

Marx instó la necesidad de transformar las condiciones sociales para que las instituciones educativas y sus prácticas educativas pierdan su carácter opresivo, además sostuvo,  que era necesario que cambiara la educación para que se modifiquen las condiciones sociales.

La educación desde un enfoque marxista es opresiva y reproductora del capitalismo ya que es el espacio de dominación en tanto se encuentre bajo la dominación del Estado burgués o del clero. Además plantea, que puede convertirse en herramienta de lucha y asumir la tarea transformadora en tanto pierda la injerencia del Estado y de la religión, como parte de la dialéctica marxista.

La propuesta educativa marxista significa la destrucción del Estado burgués, y propone  transformar la educación en un espacio de formación de la conciencia del sujeto revolucionario como elemento para la transformación de la sociedad capitalista por una sociedad Socialista.

En la sociedad capitalista, tanto el Estado como la educación, es un espacio de dominación pero a la vez es de lucha. En el ámbito del estado burgués,  la educación estatal es una reivindicación transitoria como parte de un programa democrático que busca convertirse en un camino al 
Socialismo, y en esta lucha la educación debe ser el espacio para permitir y potenciar la emancipación, develando la opresión deshumanizante de la educación en el capitalismo, propiciando la toma de conciencia y el compromiso en las luchas que permitan la transformación de las circunstancias opresivas, que tiene como criterio iniciar con los otros un proceso de reflexión y transformación de las prácticas y las realidades.

El marxismo defiende la educación estatal  fuera del control del gobierno, de modo que este no tenga posibilidades de inmiscuirse en la enseñanza propiamente dicha, y en este sentido Marx y Engels en el Manifiesto  Comunista escribieron:

“Los comunistas no han inventado la injerencia de la sociedad en la educación, no hacen más que cambiar su carácter y arrancar la educación a la influencia de la clase dominante” 

La educación en la sociedad capitalista para que cumpla su papel transformador debe darse desde la producción y transmisión de los conocimientos  en los contextos y por los sujetos  de manera dialógica, en la búsqueda de la transformación de las condiciones de opresión y la creación e innovación, que son opuestos a los intentos de la educación capitalista de un control del pensamiento y la acción de los hombres para su adaptación, pasividad y conformismos social, es decir, no la transformación de la realidad que vive el sujeto sino la reproducción y perpetuación del orden social injusto imperante.

CONMEMORACIONES

Para los socialistas no pueden pasar desapercibido dos conmemoraciones en este mes de febrero: fallecimiento de Camilo Torres Restrepo y natalicio de Estanislao Zuleta.  Rendimos homenaje a sus vidas y aportes a la transformación y al socialismo en nuestro país.

Estanislao Zuleta con sus reflexiones aportó al estudio de la problemática educativa por lo que  invitamos a leer críticamente su textos: La Educación: un campo de combate;  El marxismo, la educación y la universidad. Como la temática central de este número es la educación resaltamos la siguiente reflexión de Estanislao:

“En la Universidad es necesario una orientación revolucionaria a fondo que ponga en cuestión la forma de producción, de transmisión y de neutralización de conocimientos. No se trata de abandonar por ello todas las luchas actuales, sino de darles un alcance y una dirección que apunten a metas a largo plazo. No existe pues una contradicción entre un enfoque marxista crítico de la educación y de la universidad y una lucha universitaria actual y concreta con metas limitadas. Esa es una contradicción abstracta. O todo o nada. Es evidente que tendremos que seguir investigando cómo las relaciones de producción capitalista se imprimen en la formas de la educación, de la producción, transmisión y neutralización de conocimientos, aunque no podamos emprender por ahora la lucha por cambiar todo eso, puesto que hay momentos intermedios antes de poder alcanzar esa meta. Pero es terrible olvidarla porque es considerar que las formas actuales de división del trabajo y de transmisión del conocimiento son naturales, transhistóricas, objetivas y no están determinadas por la sociedad capitalista. Ese era, en pocas palabras, el problema que quería plantearles sobre las relaciones entre el marxismo, la educación y la universidad”[2].

 

 

[1] Suchodolski, B. (1965) Teoría Marxista de la educación. México: Grijalbo

[2] http://ift.tt/2xsxcpN


La Educación Anticapitalista La Educación Anticapitalista Reviewed by Foro Social Urbano Alternativo y Popular on 17:10 Rating: 5

Envíanos un mensaje


Con tecnología de Blogger.